Mantener los ritmos y rutinas en Navidad


En vacaciones todas vemos alteradas nuestros ritmos y rutinas, y  Navidad no iba a ser menos. Todos tenemos otros horarios más flexibles, cambiamos de contextos, viajamos, comemos fuera, es tiempo de estar en familia, de hacer planes que normalmente no hacemos… las comidas se alargan, trasnochamos, nos levantamos más tarde…

Puede que todo esto haga que los niños y niñas  estén más alterados, que tengan comportamientos que habitualmente no tienen, que sus rutinas de sueño y  comida…desaparezcan. Que con tanto ajetreo y estímulos diferentes, estén más tensos e irritables de lo habitual.

Horarios y rutinas en navidad

¿Cómo mantener las rutinas y horarios en Navidad? 

Antes de nada, vamos a diferenciar lo que entendemos por rutina y por horario.

Una rutina, es una secuencia conductual que hacemos habitualmente, siempre de la misma forma. Para ir a dormir, nos ponemos el pijama, nos lavamos los dientes, contamos un cuento y apagamos la luz.

Un horario, es el tiempo o el momento en el que hacemos algo. A las 9 nos vamos a dormir.

La rutina aporta seguridad, ayuda a los peques a predecir lo que va a pasar, controlar y prever el ambiente, a organizar el mundo que le rodea. Todos necesitamos rutinas para sentir cierto control sobre lo que hacemos y los niños también.

Los horarios, sin embargo son más variables. Un día podemos comer a las 14.00 otro a las 14.30  o incluso a las 15.00. Y no pasa nada si varían.

Mi recomendación para estos días es que debemos facilitar las rutinas en la medida de nuestras posibilidades, pero siendo flexibles y no convirtiéndonos en esclavos del reloj. Si en nochebuena nos vamos a cenar a casa de la abuela y nos tenemos que bañar por la mañana, pues no pasa nada. O si un día nos acostamos más tarde de lo habitual pues tampoco. Estos días pasan y después todo volverá a la normalidad.

Algunas claves que te ayudarán a mantener los ritmos en Navidad

Pero aún así, te dejo algunas claves que te pueden ayudar a gestionar los ritmos de estos días de fiesta!

1.Intenta, en la medida de las posibilidades, que la rutina que hacéis normalmente se mantenga. Como hemos dicho aportan seguridad y predicen lo que va a ocurrir a continuación. Pero al mismo tiempo sé flexible. Como te he dicho, si un día el baño, en lugar de por la tarde, se hace por la mañana. No pasa nada.

2.Flexibiliza los horarios. Si normalmente nos dormimos a las 9 y esa noche están en casa los primos, tíos y abuelos, y tu hijx está contento y animado, pues no fuerces la hora de dormir, solo conseguirás provocar un conflicto. Forzar los horarios es obviar sus necesidades.

3.Relájate. En lugar de estar pensando “son las 9 y este niñx sin dormir”, relájate y disfruta del momento en familia. Céntrate en el aquí y ahora. Son días festivos y entra dentro de la normalidad que ocurran estas cosas.

4.Está atenta a las señales de tu hijx. Él o ella, sabe mejor que nadie cuándo tiene sueño, hambre… Escucha y observa las señales que te manda y no mires tanto al reloj. Observa cuando empieza a tener sueño, hambre y permite que siga su ritmo natural.

5. Adelanta lo que va a ocurrir. Puedes explicar a tu hijx lo que vais a hacer, con quien vais a estar…para hacer más predecible el entorno y ayudar a comprender el mundo que le rodea. Le aportarás seguridad y confianza.

¿Cómo lleváis el tema de rutinas y horarios en navidad?¿Es algo que te preocupa?

Cuentame! Estaré encantada de leerte.

Puedes compartir tus fotos en el grupo privado de facebook y  en instagram con el hastag #disfrutandolanavidadconniños

Si te ha gustado el artículo, también te invito a que lo compartas y me dejes tus comentarios. Puedes seguir mis publicaciones en InstagramFacebook y Twitter. También puedes suscribirte en la web para no perderte nada!

Muchas gracias por tu valioso tiempo!

Ana Isa <3

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *