Claves para vivir unas Navidades desde la calma y la conexión.


Las navidades son unas fechas memorables, entrañables, todo el mundo está feliz… bla bla bla. Pero las madres vamos hasta arriba. Además de lo que supone ya de por sí la crianza de un hijo o hija, en navidad se nos añade un extra. Compromisos familiares, cenas, comidas, quedadas con amigos, compra de regalos, compaginar trabajo y vacaciones de los peques, mil actividades que hacer… Algunos estudios dicen que el estrés y la ansiedad se triplica en estos días.

Lo que se suponen que tenían que ser momentos para el disfrute, para relajarse, para mirar hacia dentro, para compartir en familia, se convierten en días estresantes, con un montón de quehaceres, se alteran los ritmos, las rutinas… y las vivimos pensando en el día que se acaba todo y volvemos a la normalidad.  No logramos disfrutar de estos días pensando en todo lo que tenemos que hacer y en la sobrecarga de tareas que tenemos.

Si vivimos nosotras estos días con esta sensación, transmitiremos estas emociones a nuestros hijos. Se contagiarán de este estrés que llevamos acumulado y probablemente ellos también se estresen, manifestándolo en forma de rabietas, más demandantes de nuestra presencia…

Si vamos a mil por hora, estresadas, angustiadas porque no llegamos será más difícil conectar con nuestros hijos, estar atentas a sus necesidades y sobre todo atenderlas como se merecen.

estrés navidad

6 consejos que te ayudarán a vivir la Navidad desde la calma

No quiero que esto te pase a tí. Es por ello que hoy te traigo 6 consejos que te ayudarán a simplificar y a  vivir la navidad desde la calma.

Piensa en lo que realmente quieres.

Planteate qué quieres celebrar, como quieres vivir realmente estas fechas, lo que quieres transmitir con la navidad, qué buscas con la celebración del adviento, de la Navidad… te dará las claves para vivirlas de uno modo u otro.

Conecta con la Naturaleza

Los días cada vez son más cortos, el frío invitar a recogerse… conecta con los ritmos naturales, sincroniza con lo que te pide el cuerpo, con la calma que te transmite la naturaleza.

Pide ayuda

Si no llegas, y este año no puedes preparar la cena de navidad, si no puedes hacer todas las actividades que te gustaría…, no pasa nada. Pide ayuda o delega esta tarea en otra persona y deja de auto-imponerte obligaciones que no puedes cumplir. 

Aprende a decir que NO

En navidades se multiplican los planes, que si los amigos que hace mil que no vemos, la familia que se reúne para comer, la cena con los compañeros de trabajo… Asiste a aquellos eventos a los que realmente te apetezca ir y a los que puedas ir sin que te suponga un estrés añadido. No temas decir que no.

Reduce tus expectativas sobre lo que vas a hacer

No te cargues con mucha actividad en estos días. Probablemente no puedas hacer todo lo tenías pensado, ni proponer todas las actividades que te gustarían. Ponte pequeñas metas, pequeñas tareas y llega hasta donde puedas. Se flexible con tus ritmos y con los de tus pequeños. Si no llegas a todo, no pasas nada. Te recomiendo que leas este post que compartí hace poco en el blog en el que hablo de esto.

Planifica y adelanta tareas

Si tienes que comprar regalos, preparar comidas, cenas… no lo dejes todo para última hora. Si tienes que cocinar, pues simplifica los menús, haz la compra on line, implica a los niños y la pareja en la cocina…

La perfección no existe

Quizás llegues tarde a todas las citas, se te pegue un poco asado que ibas a preparar o se te olvide llevar el postre a casa de la suegra. Pues mira tu! Ni tampoco pasa nada. La perfección no existe y las madres perfectas tampoco!

Descansa y concédete espacio propio

A veces en las navidades nos preocupamos de hacer feliz a los demás, tener detalles y regalos con todo el mundo, ser solidario con el prójimo. Pero nos olvidamos de nosotras mismas. Es importante que también velemos por nuestro bienestar, por descansar, concedernos un ratito al día. Es navidad, también para nosotras!

Mi recomendación para que vivas estas fechas de manera más relajada y disfrutes con tu familia, es que elimines aquello que no sea necesario. Diferencia lo urgente de lo importante. Y a veces lo más importante es pasar una tarde en familia, ir a ver las luces, leer un cuento o hacer un bizcocho con nuestrx hijx.

Te dejo este video para la reflexión.

Puedes compartir tus fotos en el grupo privado de facebook y  en instagram con el hastag #disfrutandolanavidadconniños

Si te ha gustado el artículo, también te invito a que lo compartas y me dejes tus comentarios. Puedes seguir mis publicaciones en InstagramFacebook y Twitter. También puedes suscribirte en la web para no perderte nada!

Muchas gracias por tu valioso tiempo!

Ana Isa <3

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *